CURVED TREADMILL

Se trata de una cinta curva no motorizada y autopropulsada, que reproduce exactamente el movimiento humano en carrera. Se utiliza el propio peso corporal y la fricción de la pisada para mover la cinta. La cadencia y la altura de la curva a la que se pisa afectan a la velocidad con la que nos movemos

Es una herramienta perfecta para prevenir posibles lesiones o patologías. Además nos permite de una forma adecuada correr en barefoot (descalzos)

El material con el que está diseñada la cinta es suave y ligero, permitiendo de manera eficaz la absorción del impacto.

Se imitan las condiciones biomecánicas propias de los cambios de ritmo. Se elimina la sobrecarga articular. El gasto calórico total es mayor que correr en una cinta a motor, ya que nuestro esfuerzo para mover la cinta también lo es.

Entrenamiento efectivo de la totalidad de los músculos de las piernas. Además, hay que sumarle la característica de ser “eco-friendly” (amigable  con el medio ambiente)